19 de abril de 2024

La canchita de barrio

admin

En un rincón tranquilo y acogedor del barrio, se encontraba la canchita de fútbol que todos los niños adoraban. Era un lugar mágico donde los sueños se tejían entre risas y patadas ala pelota.

Cada tarde, un grupo de niños se reunía en la canchita con la única intención de disfrutar del fútbol y la amistad. Vestían camisetas de equipos famosos, y las zapatillas desgastadas eran un símbolo de su pasión y dedicación al deporte. No importaba si eran hábiles jugadores o novatos, en la canchita todos eran iguales, y el respeto y la camaradería eran los valores que reinaban en aquel lugar.

El ritual comenzaba con la elección de los capitanes, quienes con gran responsabilidad seleccionaban a sus compañeros de equipo. Las miradas de emoción y nerviosismo se entrelazaban mientras esperaban ser elegidos para formar parte de un equipo y demostrar su talento. Una vez formados los equipos, la pelota empezaba a girar por el terreno y los corazones de los niños latían al ritmo de cada pase, cada gambeta y cada gol.

El sonido de las risas y los gritos de alegría se fundían con el eco de los pelotazos que chocaban contra algún paredón. Cada gol celebrado era un estallido de júbilo, abrazos y palmadas en la espalda que reflejaban el espíritu deportivo y la unión que solo el fútbol podía generar.

El sol se ocultaba poco a poco en el horizonte, pintando el cielo con tonalidades doradas y rosadas, pero el tiempo parecía detenerse en la canchita. Ninguno quería irse, ya que ese rincón se había convertido en su refugio, en un lugar donde la amistad, el juego limpio y la pasión por el fútbol se fusionaban en una hermosa melodía de felicidad.

Al final de cada tarde, los niños se despedían con sonrisas en el rostro y la promesa de volver al día siguiente. Aunque la canchita de barrio era modesta y sencilla, estaba llena de magia y significado para aquellos niños, quienes encontraban en ella un espacio para expresarse, crecer y forjar recuerdos imborrables.

Con el paso del tiempo, los niños recordarían con nostalgia aquellos días en la canchita de barrio. Pero sin importar el camino que tomaran, siempre llevarían consigo el espíritu de compañerismo y pasión que descubrieron en ese pequeño rincón donde se juntaban a jugar a la pelota.